RESPUESTA DE 300 HOMEOPATAS AL ARTICULO DEL PERIÓDICO LE FIGARO.

Publicamos una carta de los compañeros médicos homeópatas franceses en relación con un artículo publicado en el periódico Le Figaro

“Hoy, un grupo de médicos y profesionales de la salud se erigen como guardianes de la “ciencia”, negando así la capacidad de discernimiento de cientos de millones de pacientes de todo el mundo que usan la medicina alternativa.
Mientras que la OMS afirma que las medicinas alternativas tienen un lugar real en el sistema de salud, estos censores están arrojando a la basura todo lo que escapa a su visión de la medicina. Mencionan el juramento hipocrático, pero es por fidelidad a este juramento que los médicos homeópatas han elegido agregar largos estudios a su estudio clásico, para tratar a pacientes que no encontraron una solución satisfactoria a su sufrimiento. El enfoque homeopático, que tiene en cuenta la integridad y la individualidad del paciente, les ha permitido, al igual que sus predecesores a lo largo de los siglos, lograr notables éxitos terapéuticos.

Como cualquier médico, el homeópata hace un diagnóstico de la enfermedad y define las indicaciones y los límites de su práctica. Este es un paso esencial, pero su campo de experiencia complementario le exige dar un paso más para conocer al paciente y su forma personal de vivir su enfermedad. La prescripción del medicamento correspondiente a la totalidad del caso, ya sea aislada o complementaria a los tratamientos convencionales, es el resultado de un proceso riguroso y controlado.

Cómo ignorar la selección como una prioridad de salud pública de la homeopatía en la India, donde está representado por un ministerio específico. También está integrado en el sistema de salud pública en Brasil, Chile, México, Pakistán, Suiza …

Todo el mundo sabe que la homeopatía no tiene efectos secundarios tóxicos cuando se prescribe de acuerdo con reglas claramente establecidas. Esta es una de las razones de su creciente éxito entre los pacientes, que buscan tratamientos sin efectos secundarios.

Hacer a las medicinas alternativas responsables de la desconfianza de la opinión pública con respecto a la medicina convencional es la forma ilusoria de desviar los verdaderos problemas de responsabilidad en el actual contexto de escándalos de salud pública. 10.000 muertes al año en Francia debidas a la toma de medicamentos mal dosificados, mal asociados, a pesar de las reglas de precaución. 1.783.000 muertes por año en los EE. UU., directamente atribuibles a la medicina convencional.  Un error médico cometido por un homeópata será objeto de una campaña de desprestigio del método, ¡aunque no por nada!.

Con un tubo de gránulos homeopáticos que cuesta en promedio 2 euros, estamos lejos de la cuenta si lo comparamos con el precio desorbitante de ciertos tratamientos. Si sumamos los costos también faraónicos relacionados con las complicaciones de los medicamentos, ampliamente documentados por el estudio estadounidense mencionado anteriormente, se vuelve gracioso decir que el reembolso de la medicina homeopática está desperdiciando dinero público. Con 200 millones de personas que se tratan con homeopatía en el mundo, el mercado homeopático representa solo el 0.3% del mercado mundial del medicamento.

La afirmación de que no hay evidencia de que la homeopatía sea efectiva se basa en un trabajo cuestionable. El Dr. Richard Horton, editor en jefe de la prestigiosa revista “The Lancet” declara que la mitad de la literatura es falsa, su colega la Dra. Marcia Angell, editora en jefe del New England Journal of Medicine, dice “que ya no es posible creer gran parte de la investigación “. Hoy en día, todas las autoridades de salud que legislan sobre la homeopatía se basan en dos metanálisis.

  • El primero es The Lancet publicado en 2005. El sesgo utilizado no se habría aceptado en ningún estudio de medicina convencional. Este sesgo era obvio para quienes se tomaron la molestia de no detenerse en la conclusión. Por lo tanto, se lanzó una campaña falsa en medios internacionales contra la homeopatía.
  • El segundo es el metanálisis del Consejo Nacional de Investigación de Salud y Medicina de Australia (NHMRC) de 2015. Excluye el 90% de los estudios proporcionados y se basa únicamente en 5 estudios seleccionados entre 1800. Este organismo aplicó una sucesión de filtros arbitrarios y criterios de fiabilidad que nunca se había aplicado a sí mismo y es el objeto de una segunda opinión.

El informe “Health Technology Assessment” de 2011 preparado en nombre de las autoridades sanitarias Suizas nunca mencionado por contra, que concluye la eficacia de la homeopatía!.

Si existe el efecto placebo en la homeopatía como en todo acto terapéutico, su eficacia observada desde hace más de dos siglos, independientemente de las culturas y en las patologías más graves, tanto en humanos como en animales y las plantas no pueden ser reducidas para este propósito. Al contrario de lo que se dice, hay una creciente evidencia sobre la eficacia de la homeopatía a pesar de los recursos ridículos asignados a esta investigación.

Los principales oponentes de la homeopatía de hecho ignoran todo acerca de esta medicina que tiene un cuerpo de conocimiento colosal que establece un enfoque experimental y que ha sido enriquecido durante dos siglos de observaciones clínicas.

Uno de los matemáticos más grandes del siglo XX, Alexandre Grothendieck analizó los descubrimientos del fundador de la homeopatía y se preguntó en estos términos sobre el cambio de paradigma que proponen a la ciencia:

  <<Esta nueva medicina que ha descubierto y desarrollado, y que al mismo tiempo me parece que contiene en germen una nueva ciencia de vastas dimensiones, va resueltamente en contra de las grandes corrientes de pensamiento que han dominado su tiempo como todavía dominan, casi por completo, el nuestro, y especialmente la medicina y las ciencias naturales como la química y la física. Funciona con ingredientes activos tan sutiles, obviamente extramateriales, que su terapéutica (cuyo éxito, que es sorprendente en ciertas condiciones donde la medicina tradicional es impotente, ha sido evidente durante más de un siglo y medio), es un desafío permanente a las ideas probadas (¡y especialmente inmateriales!) que han fundado la química, la física, la biología y la fisiología durante dos siglos; un desafío que la “ciencia” hasta hoy todavía ha preferido ignorar con soberbia, en lugar de enfrentarse a ella (a riesgo de tener que replantearse de arriba abajo …).>>

La realidad es que hoy en día, la mayoría de los homeópatas practican en un espíritu de confraternidad con sus colegas “alópatas”. Los ejemplos de colaboración exitosa en el contexto de los servicios de Medicina Integrativa están creciendo en número y muestran no solo un aumento en la calidad de vida de los pacientes tratados por cáncer, sino también, y sobre todo, una ganancia en las oportunidades de supervivencia en la vida.

En un momento en que la resistencia a los antibióticos, la explosión de enfermedades crónicas y el aumento de los costos de la salud son una gran preocupación para el mundo médico y político, ¿no es hora de unir todas las fuerzas, dialogar y profundizar en nuestras complementariedades, en lugar de separarnos? .

Si queremos hacer frente a los muchos desafíos de salud que le esperan a la humanidad, aunque solo sea a causa de los desastres ecológicos, ¿es suficiente el modelo hegemónico de la alopatía, erigido en “pensamiento único”?.

Dr. Edouard BROUSSALIAN

Dr. Florina CARAT

Dr. Chantal CHEMLA

Dr. Bénédicte GOUDARD

Dr. Yves MAILLE

Dr. Philippe MARCHAT

Dr. Pierre POPOWSKY

Dr. Jean-Claude RAVALARD

Dr. Philippe SERVAIS

Dr. William SUERINCK

Dr. Michel de LORGERIL

Dr. Christine PAVON

Dr. Vincent RELIQUET

BIBLIOGRAFIA.

  1. https://www.vidal.fr/actualites/22641/collectif_bon_usage_du_medicament_premiers_resultats_10_nouvelles_pistes_d_amelioration/
  2. http://www.lifeextension.com/magazine/2004/3/awsi_death/Page-01
  3. https://www.hri-research.org/resources/essentialevidence/use-of-homeopathy-across-the-world/
  4. http://www.thelancet.com/pdfs/journals/lancet/PIIS0140-736%2815%2960696-1.pdf
  5. Seleccionados 8 estudios doble ciego para homeopatía frente a 6 para tratamiento convencional y sin criterios de individualización. A pesar de esta gran desventaja, si cambiamos un solo estudio entre los 8 llamados “alta calidad”, los resultados se revertirían. En este estudio falla en el “análisis de sensibilidad”.
  6. https://www.hri-research.org/resources/homeopathy-the-debate/the-lancet-paper-by-shang-et-al/
  7. Por ejemplo, solo se seleccionaron los estudios realizados en grupos de más de 150 pacientes, mientras que el propio NHMRC realiza estudios regulares en grupos de menos de 150 pacientes … Podemos cuestionar la relevancia científica del enfoque, y más aún cuando sabemos que los primeros resultados mostraron resultados a favor de la efectividad de la homeopatía y que este estudio es actualmente el tema de una segunda opinión.
  8. http://www.who.int/traditional-complementary-integrative-medicine/en/

Comunicado de la ANH sobre el Colegio de Médicos de Murcia

La Asamblea Nacional de Homeopatía lamenta la decisión del Colegio de Médicos de Murcia y recuerda que los médicos homeópatas forman parte de los colegios

 

Ante la decisión del Colegio Oficial de Médicos de Murcia de revocar la cesión de su sede para la celebración de las  III Jornadas de Homeopatía Científica y Clínica, la Asamblea Nacional de Homeopatía, entidad que agrupa a los médicos, farmacéuticos y veterinarios que utilizan este método terapéutico en España, desea realizar las siguientes aclaraciones.

1.—Cerca de 10.000 médicos españoles –4.400 pediatras, 700 ginecólogos y 4.300 médicos generales colegiados– prescriben de forma ocasional o habitual medicamentos homeopáticos[1]. Los facultativos que utilizan la homeopatía en su práctica clínica realizan una actividad legal y regulada en España y en Europa. Son todos ellos médicos colegiados y, como tales, contribuyen al mantenimiento de los colegios con el pago de sus cuotas. No se entiende por lo tanto la decisión del colegio murciano de revocar una cesión que no había despertado suspicacias hasta hacerse públicas las presiones.

2 .—Sobre la consideración del colegio murciano de calificar la homeopatía como una pseudoterapia, cabe recordar que se han publicado numerosos estudios sobre la evidencia científica de esta terapéutica. Basta con hacer una búsqueda en Pubmed para comprobar la existencia de más de 6.500 artículos indexados en esta base de datos[2], 279 de ellos se corresponden a ensayos clínicos, el tipo de estudio que con mayor fiabilidad discrimina el efecto de un principio activo por encima del placebo. Asimismo, existen 2.370 registros de experimentos en investigación fundamental, según la base de datos HomBrex[3].

En el siguiente listado[4] están disponibles a consulta los estudios más importantes, clasificados por el tipo de “control” utilizado (no siempre es placebo) y el tipo de revista en la que se ha publicado (con o sin filtro de revisión por especialistas). En total, 195 publicados en revistas con revisión por pares (de ellos 163 controlados con placebo[5]) y 102 publicados en otras revistas.

Además, la máxima autoridad sanitaria del mundo, la Organización Mundial de la Salud, en su estrategia 2015-2023,[6] aboga por integrar terapias complementarias como la homeopatía dentro de los sistemas de salud de los diferentes países.

3.— La homeopatía es una práctica absolutamente legal en España. Los medicamentos homeopáticos son medicamentos de acuerdo con el artículo 50 del Real Decreto Legislativo 1/2015, de 24 de julio, (antigua Ley de Garantías). Este Real Decreto está transpuesto de una Directiva Europea (la Directiva 2001/83 de 6 de noviembre de 2001) por la que se establece un código comunitario sobre medicamentos para uso humano que se debe cumplir.  Además, los medicamentos homeopáticos actualmente disponibles en el mercado están autorizados conforme a la Disposición Transitoria 6ª del Real Decreto 1345/2007, de 11 de octubre, por el que se regula el procedimiento de autorización, registro y condiciones de dispensación de los medicamentos de uso humano fabricados industrialmente. Por su condición de medicamentos, son de venta exclusiva en farmacias.

En definitiva, cualquier médico en ejercicio en España y en la Unión Europea (en algunos de sus Estados miembros estos medicamentos incluso se financian por el sistema público sanitario), se encuentra perfectamente legitimado para prescribir y recomendar estos medicamentos a sus pacientes.

La Asamblea Nacional de Homeopatía quiere manifestar su apoyo a la Sociedad Murciana de Homeopatía al mismo tiempo que hace público su ofrecimiento al Colegio de Médicos de Murcia para aclarar cuantas cuestiones considere oportunas.

[1] Sacristán Rubio A, Torres Jiménez JI. Homeopatía, una realidad social y asistencial. Aten Primaria 2015

[2] 1. PubMed-NCBI: Búsqueda por “homeopath*”: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/

[4] Consulta online: https://www.hri-research.org/wp-content/uploads/2016/10/Robert-Mathie-LIST-OF-A-CATEGORY-REFS-TO-END-2014.pdf

[5] Randomised controlled trials of homeopathy: examining the evidence (HRI): https://www.hri-research.org/hri-research/learning-more-from-existing-evidence/systematic-review-programme/

[6] OMS. Estrategia de la OMS sobre medicina tradicional 2014-2023. http://apps.who.int/medicinedocs/es/m/abstract/Js21201es/

 

Respuesta de una usuaria de la Homeopatía al periódico el Mundo

Quiero hacerle llegar mi opinión en base a mi experiencia como usuaria de medicamentos homeopáticos, respecto de la entrevista realizada a Vicente Prieto “Ya me he suicidado dos veces” de 16 de Enero de 2018 aparecido en su periódico.

Algunas puntualizaciones para empezar,

-Soy usuaria de homeopatía desde hace 33 años, cualquiera que revise mi historial clínico vera que el consumo de fármacos que me ha financiado el sistema sanitario es ridículo. Le he ahorrado al sistema muchos euros. Es más creo que deberían de premiarme con una bonificación, como cuando el seguro de tu coche te rebaja la prima por no haber tenido ningún accidente.

-Soy Licenciada, tengo una cierta cultura y además soy de mente escéptica. Hay algo que en mi vida no puedo tergiversar ni manipular, me refiero a que la primera vez que recurrí a tomar un medicamento homeopático me CURO. Y digo curo. Eso no lo va a cuestionar nadie, porque mi cuerpo lo conozco yo y si me siento bien o mal lo siento yo. Nadie lo puede poner en duda, a menos que tenga algunos intereses en mantener lo contrario a fuerza de insistir y repetir y negar la evidencia. Eso tiene un nombre.

Entrando ya en el artículo, delirante me parece poner la tontería del muro de Berlín en un periódico, parece que esta copiado de un extra de otro periódico de tirada nacional, por cierto muy venido a menos.

Le pregunto al señor Vicente si cuando habla, lo hace desde la experiencia o simplemente opina. Esto que ahora se llama postverdad, pero que es mentir repetidamente para que algo quede en las personas, la maledicencia.

Cuando habla de los farmacéuticos, pues es de una osadía sin límites, la acusación que vierte.

Cuando se quiera suicidar que pruebe con fármacos convencionales. Pero si quiere probar los efectos de los medicamentos homeopáticos, que recurra a un médico especializado en esta práctica. Es evidente que no sabe en absoluto de lo que habla, y es lo que se dice hablar por hablar sin fundamento. Pero algo quedara de lo que dice, maledicencia de nuevo.

Cualquier paciente que se trate con un médico homeópata, jamás dejara de recurrir al medicamento que necesita. Otro mantra para confundir a los lectores.

Efectivamente tratarse con un medicamento homeopático nada tiene de creencia y si no que se lo digan a los miles de pacientes que se han curado o mejorado con este tratamiento.

Para finalizar espero y agradezco den voz a los usuarios, para ser equitativos y justos. Entiendo que la ética periodística así lo contempla.  En España hay seis asociaciones de pacientes repartidas por las diferentes comunidades autónomas.

Fdo.: Mª Jesús Pita Conde

Respuesta de la ANH al programa de RNE Gente despierta

La Asamblea Nacional de Homeopatía lamenta la falta de objetividad del programa Gente Despierta dedicado a la homeopatía y desmiente que los medicamentos homeopáticos no sean legales en España

El programa Gente Despierta de Radio Nacional de España ha dedicado en la madrugada del 17 de enero su espacio central a la homeopatía. La Asamblea Nacional de Homeopatía, entidad que agrupa a los médicos, farmacéuticos y veterinarios que utilizan este método terapéutico en España, quiere mostrar su malestar por el enfoque claramente parcial con el que se abordó esta terapéutica en el programa. Durante la introducción, se introdujeron argumentos tan poco ajustados a la verdad como que los medicamentos homeopáticos no están legalizados como medicamentos o como que no existen estudios científicos que demuestren la utilidad de la homeopatía más allá del placebo.

La Asamblea Nacional de Homeopatía lamenta que ninguno de sus portavoces fuera invitado a participar en el programa y desea realizar las siguientes manifestaciones:

  1. Marco legal. Los medicamentos homeopáticos son medicamentos en España y en la Unión Europea según ha establecido la UE en el artículo 1.5 de la Directiva 2001/83/CE, de 6 de noviembre de 2001. Esta directiva tiene su aplicación en España en el artículo 50 del Real Decreto Legislativo 1/2015, de 24 julio. Este artículo reconoce y define los medicamentos homeopáticos como medicamentos (Ley del Medicamento). Además, su venta en farmacias está autorizada de acuerdo a la Disposición Transitoria 6ª del Real Decreto 1345/2007, de 11 de octubre, que derogó el RD 2208/1994 que autorizaba los medicamentos homeopáticos presentes en el mercado.
  1. Evidencia científica. La base de datos de investigación fundamental con homeopatía HomBRex recoge 1.690 artículos y 2.246 experimentos con evidencias científicas[1].  Además, Clausen J. realizó una revisión de 1.500 estudios hasta 2010 que demostraban que 830 utilizaban altas diluciones y el 90% de las revisiones obtuvo resultados positivos[2]. Los estudios se realizaron en: modelos: animales (371), plantas (201), humano (92), virus y bacterias (37), hongos (32). Una revisión realizada por la Faculty of Homeopathy (www.facultyofhomeopathy.org), a finales de 2014, indica que se han publicado en revistas, con revisión por pares, 189 ensayos controlados aleatorizados sobre el uso de la homeopatía para tratar 100 afecciones médicas. De los 189, 104 eran ensayos controlados con placebo, adecuados para un análisis detallado.  En relación a bibliografía de calidad publicada, en PubMed hay, a fecha de junio de 2017, 5.467 artículos sobre homeopatía.

Sorprende que sea Radio Nacional de España, la radio pública de todos los españoles, la que ofrezca un tratamiento tan parcial sobre la homeopatía, que solo da cabida a la visión de los detractores, cuando, según la VIII Encuesta de Percepción Social de la Ciencia 2016 realizada por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), el 52,7% de los españoles confía en la homeopatía. Llama especialmente la atención que el presentador del espacio responda a una paciente que es bueno que haya debate en torno a la homeopatía cuando el propio programa solo invita a un médico no especializado ni formado en homeopatía, que es conocido por su posición pública en contra de esta terapia.

Por todos estos argumentos, emplazamos a RNE y al programa Gente Despierta a que ofrezca, al menos, la posibilidad de réplica a través de una entrevista con alguno de nuestros portavoces.  

[1] Base de Datos HomBREX. http://archiv.carstens-stiftung.de/hombrex/index.php [En línea].[Consultada 03-03-2017]

[2] Clausen J, van Wijk R, Albrecht H. Review of the use of high potencies in basic research on homeopathy. Homeopathy. 2011 Oct; 100(4):288-92.

Comunicado Oficial de la ANH sobre el borrador de la FDA sobre los Medicamentos Homeopáticos

Las legislaciones europea y española establecen los mismos criterios de seguridad y calidad a los medicamentos homeopáticos que al resto de medicamentos

La Asamblea Nacional de Homeopatía, organismo que agrupa las principales sociedades de medicina, farmacia y veterinaria homeopática en España, quiere aclarar que el marco legislativo que regula la calidad y seguridad de los medicamentos homeopáticos difiere del estadounidense y que, en España, como en toda Europa, los medicamentos homeopáticos están sometidos a los mismo controles y requisitos de seguridad y calidad que el resto de medicamentos.

En relación con la guía publicada por la FDA (Food & Drugs Administration), organismo estadounidense que regula y controla los medicamentos en Estados Unidos, es necesario especificar que es un borrador, sujeto a modificaciones, con una serie de recomendaciones no vinculantes destinadas a los miembros de la FDA, así como a la industria norteamericana, cuyo objetivo es controlar la calidad y seguridad de los medicamentos y productos norteamericanos etiquetados como homeopáticos actualmente en el mercado.

La ANH, como no puede ser de otra forma, está de acuerdo con cualquier iniciativa que vaya encaminada a garantizar la calidad de los medicamentos homeopáticos así como su seguridad y la de la salud de los pacientes.

Sin embargo, quiere recordar que:

Los marcos regulatorios sobre los medicamentos homeopáticos en Estados Unidos y Europa no son comparables. En Estados Unidos, medicamentos homeopáticos y convencionales pueden adquirirse en supermercados y grandes superficies. En España y en el resto de Europa, todos los medicamentos, incluidos los homeopáticos, son de venta exclusiva en farmacia. Además, en España los medicamentos homeopáticos son aconsejados y dispensados bajo la supervisión del profesional farmacéutico y prescritos por médicos colegiados.

– La normativa que regula la calidad y seguridad en la producción de los medicamentos homeopáticos es la misma que para el resto de medicamentos. El marco regulatorio europeo, que obliga también a España, es estricto. La autorización europea de comercialización de un medicamento homeopático está regulada por la Directiva 2001/83 / CE y las disposiciones específicas relativas a la prueba de la calidad, seguridad y eficacia por la Directiva 2003/63 / CE. Son además medicamentos que cumplen con las normas de calidad de las farmacopeas oficiales.

– Si algo caracteriza a los medicamentos homeopáticos es su perfil de seguridad y tolerancia. En general, no se han descrito efectos secundarios relevantes relacionados con la toma de medicamentos homeopáticos y las contraindicaciones o riesgo de interacciones son mínimas, leves o transitorias[1],[2].   Los medicamentos homeopáticos, como el resto de los fármacos, están incluidos en el sistema de farmacovigilancia español.

Por todos los argumentos esgrimidos, la Asamblea Nacional de Homeopatía quiere trasladar a los pacientes y usuarios que los medicamentos homeopáticos comercializados en España son seguros y eficaces.

[1] Dantas F, Rampes H. Do Homeopathic Medicines Provoke Adverse Effects? A Systematic Review. British Homeopathic Journal 2000; 89: 70-74.

[2] Fisher P. The safety of homeopathic products. Journal of the Royal Society of Medicine. 2002. Volume 95.)

Las medicinas complementarias potencian el efecto terapéutico de los tratamientos convencionales

Me gustaría realizar algunas puntualizaciones al artículo aparecido el día 13 de noviembre en la sección de Sociedad de La Voz de Galicia titulado “Los médicos gallegos llevarán a la Fiscalía la práctica de pseudoterapias”. La réplica enviada fue recortada tanto en su título como en su contenido y publicada en cartas al director. Quiero dejaros la réplica completa.

Quiero empezar rescatando tres ideas importantes del artículo y que son nucleares en este debate sobre medicinas complementarias que lleva un tiempo en los medios de comunicación.

Existen medicamentos que se usan en las terapias complementarias que ayudan a la medicina convencional como, por ejemplo, los medicamentos homeopáticos.

Hay terapias que tienen resultados terapéuticos positivos y que han de ser aplicadas correctamente de acuerdo con sus indicaciones.

Existen también terapias en campos legítimos de estudio, con evidencias suficientes y validadas por la sociedad, que indican la importancia de seguir investigando. Es el caso de la homeopatía, por ejemplo.

Estas afirmaciones están avaladas con datos. Entre el 50 y 60 % de la población española, según la encuesta de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), confía, usa y está satisfecha con la medicina complementaria.

Los médicos que utilizamos las medicinas complementarias llevamos mucho tiempo solicitando completar nuestra regularización. Abogamos por no mezclar todo en el mismo saco y evitar así desinformar y confundir a los usuarios.

Hemos contado con el apoyo de los Colegios durante años, tanto es así que se crearon secciones médicas para precisamente evitar el intrusismo de personas no cualificadas en este campo.

El observatorio creado por la OMC debería incluir a expertos en las materias que están observando. Por otro lado, es necesario diferenciar prácticas médicas –“que no pseudomedicas”– de las que no lo son. La verdadera función de este Observatorio ha de centrarse en combatir el intrusismo médico. Los médicos no somos intrusos ni pertenecemos a ninguna secta ni pseudociencia y, es ahí, donde se ha de cambiar el enfoque del citado observatorio.

La actitud de los responsables de las instituciones colegiales debe ser velar por todos los colegiados. También cuando ejercemos en el campo de las medicinas complementarias como así estaba siendo.

Partiendo de que somos médicos y de que disponemos de amplios conocimientos, podemos determinar lo que es más conveniente para el paciente. Es por esto que no se registra pérdida de oportunidad terapéutica. Creemos que urge regular y reconocer el lugar que corresponde a los profesionales de CAM (Medicinas complementarias).

Científicos de gran prestigio mundial dirigen sus investigaciones hacia este terreno de las altas diluciones con resultados que confirman el porqué de su eficacia. No hay pocos estudios, hay cientos de estudios. Investigaciones de alta calidad que lo demuestran.

Los pacientes no abandonan sus tratamientos, complementan sus tratamientos, si su proceso está dirigido por un profesional cualificado. Un médico consigue que el paciente mejore y sea capaz de proseguir con su tratamiento.

Con respecto a los farmacéuticos, recientemente los vocales de Plantas Medicinales y Homeopatía han remitido un comunicado. Son 22.000 farmacias y 49.000 farmacéuticos apoyando la fitoterapia y la homeopatía. Son medicamentos regulados en una directiva comunitaria, por tanto su dispensación es perfectamente legal.

En conclusión, los pacientes se beneficiarán del uso de las medicinas complementarias siempre y cuando sean asistidos por médicos que ejerzan su práctica de forma ética y deontológica.

 

Mª Jesús Pita Conde

Master en Bioética

LA HOMEOPATÍA CURA. Una terapia complementaria

LA HOMEOPATÍA CURA. Una terapia  complementaria

En relación al artículo de opinión publicado el día 1 de junio de 2017 sobre el fallecimiento de un niño en Italia a causa de una otitis tratada exclusivamente con homeopatía, me gustaría hacer algunas puntualizaciones.

En primer lugar, la Homeopatía  es una propuesta de salud basada en rotundas evidencias de curación, mejoría, paliación, alivio y acompañamiento de las personas que sufren y padecen una enfermedad. Evidencias que los 300.000 médicos que la empleamos en el mundo observamos cada día en nuestra práctica clínica.

La satisfacción de los usuarios pueden verse reflejada, por ejemplo, en los resultados de la VII encuesta sobre la percepción social de la ciencia del Fecyt, donde un 53% de la población afirmó confiar en la eficacia de la homeopatía. En el mundo, son 500 millones de personas las que recurren a medicinas complementarias para curarse.

Algunos países de la Unión Europea como Suiza, Francia o Alemania ya la incluyen en sus servicios de salud. En España, cada vez más hospitales la incluyen en su oferta terapéutica y algunos seguros de salud también la incluyen entre sus prestaciones.

Todos estos datos deberían ser relevantes para entender por qué los médicos continuamos empleándola y los pacientes solicitándola. Por eso, quisiera aclarar que los errores médicos no invalidan las terapias. Los datos en medicina convencional muestran que los fármacos son la tercera causa de muerte en el mundo, pero nadie afirma que los medicamentos convencionales matan. Entonces, parece incoherente afirmar que la culpa es de los medicamentos homeopáticos en el caso del niño italiano.

Son los propios usuarios bien informados los que deciden cómo tratarse y quienes demandan integrar las  terapias complementarias como un recurso más para su curación. Tal y como recoge el Código de deontología y ética en el  artículo 9.1 “El médico respetará las convicciones de sus pacientes y abstendrá de imponerle las propias”. Nosotros, como médicos, debemos respetar  sus decisiones y acompañarlos en su sufrimiento generosamente.

Creemos que el trabajo de las instituciones médicas, esto incluye al citado observatorio de pseudociencias que ha puesto en marcha la Organización Médica Colegial, debería encaminarse a evitar el intrusismo en el ámbito de la medicina. En este punto, las sociedades y asociaciones profesionales de homeopatía, constituidas por expertos en la materia, siempre nos hemos ofrecido como interlocutores necesarios. Nos gustaría, una vez más, tender nuestra mano públicamente para que entre todos hagamos una medicina mejor.

Mª Jesús Pita Conde

Presidenta de la Sociedad Gallega de medicina Homeopática

Master en Bioética.

Homeopatía en los Ilustres Colegios Oficiales de Madrid y Las Palmas

COMUNICADO SOBRE LA DECISIÓN ADOPTADA POR LOS COLEGIOS DE MÉDICOS DE MADRID Y LAS PALMAS EN RELACIÓN CON LAS SECCIONES DE HOMEOPATÍA

Madrid, 19 de mayo.- La Academia Médico Homeopática de Barcelona (AMHB), la Federación Española de Médicos Homeópatas (FEMH) y la Sociedad Española de Medicina Homeopática (SEMH), órganos que representan a todos los médicos homeópatas en nuestro país, lamentamos la decisión de prescindir de sus respectivas comisiones de homeopatía, adoptada por dos colegios oficiales de médicos, Madrid y Las Palmas.

Consideramos que su existencia es positiva para los profesionales, pero sobre todo es una garantía de seguridad para los pacientes, porque esto implica que quienes les atienden están sometidos a las mismas normas deontológicas que el resto de colegas y que su práctica clínica está tutelada por el organismo.

Los médicos que incorporamos la homeopatía en nuestra práctica somos, ante todo, médicos y nos hemos formado en las mismas facultades que el resto. Porque Medicina solamente hay una y la homeopatía es una herramienta terapéutica más a tener en cuenta, legítima y con base científica, y que cuenta con medicamentos totalmente regulados en España y en Europa, incluso formando parte de las prestaciones públicas en algunos de los países más avanzados de nuestro entorno. 

Y es que la realidad muestra que actualmente esta terapia es empleada por más de 400 millones de personas en el mundo. Tan sólo en nuestro país, la utilizan alrededor de 15 millones de personas y la recomiendan más de 10.000 médicos. Esta realidad muestra un interés creciente en la práctica de una medicina más integrada contemplando las diferentes disciplinas al alcance de los facultativos y de la población. Una tendencia que ya identificó la propia Organización Mundial de la Salud (en su documento 2014) cuando sugirió a los países la incorporación de estas terapéuticas, entre ellas la homeopatía.

Por estos motivos, defendemos y reivindicamos la continuidad de las comisiones y secciones de homeopatía en los colegios de médicos españoles. Sólo así se podrá garantizar la buena praxis profesional de los médicos que empleamos esta terapia que tiene cada vez mayor respaldo en la población. Consideramos que profesionales debidamente formados y capacitados, son los que mejor pueden atender a estos pacientes quien, una vez informados, elegirán libremente complementar el tratamiento con esta terapia.

Editorial de Univadis y Pseudociencia

Hoy me ha sorprendido el editorial de Univadis del 2 de mayo, que versa sobre “El Futuro de la Medicina”. En él se hace un ejercicio de imaginación para, a partir de los avances acaecidos a lo largo de la historia, tratar de predecir el futuro de la misma. Me gustaría compartir con ustedes mis pensamientos surgidos de su lectura.

Evidentemente, “La Medicina ha cambiado nuestras vidas y lo seguirá haciendo… pero indudablemente la Medicina nunca permanecerá estática”, aunque esto no sea aceptado por algunas instancias del establishment sanitario actual que, con la colaboración de ciertos medios de comunicación, grupos de pseudoescépticos y algunos dirigentes del estamento médico, están empeñadas en hacer desaparecer de España las Medicinas Tradicionales y Complementarias (TMNC) (reconocidas y así llamadas por la Organización Mundial de la Salud), yendo a contracorriente del resto de Europa (en algunos países están incluidas en los sistemas públicos de salud), de Estados Unidos (que las recoge dentro Consorcio Académico para la Medicina y Salud Integrativas: que incluye en torno a 70 universidades y hospitales de referencia –dato tomado del Dr. Marino Rodrigo-) y de otros 80 países en los que éstas terapias forman parte de la medicina y en algunos de las más utilizada (en México se inauguró recientemente el Hospital Homeopático Nacional).

Éstas instancias, olvidan que “… hay que partir de algo inamovible, del núcleo de la Medicina: el bien interno, lo principal que ha buscado y buscará siempre la Medicina, que no es otra cosa que la salud de las personas. Si volvemos a los orígenes de la Medicina, a su primer código ético, podemos leer en el Juramento Hipocrático (siglo V a. c.) “aplicaré mis tratamientos para beneficio de los enfermos”. Olvidan también que estas terapias no van a dejar de ser parte de la MEDICINA, porque su objetivo es el ya citado al comienzo de éste párrafo (y el parágrafo 1 del Órganon: “La única y suprema misión del médico, es la de restituir la salud del enfermo, lo que se denomina curar”), porque son efectivas y útiles y atienden, en primer lugar, al principio “primum non nocere”.

Continua más adelante el editorial diciendo que “En el campo de la curación, la investigación continuará siendo fundamental. Hay técnicas que hace años parecían de ciencia ficción y actualmente son una realidad. Por ejemplo, la manipulación genética de embriones para curar enfermedades o su selección para evitarlas. La tecnología aplicada a la Medicina no se restringirá a la genética, que indudablemente será la pieza clave de muchas dianas terapéuticas. Otras tecnologías como los implantes biónicos, la nanotecnología, la impresión de órganos con biomateriales o los esperados avances en terapias con células madre pueden cambiar por completo el enfoque de la enfermedad. Todo esto aterriza en la ya popular medicina personalizada, en la que a cada individuo se le trata de forma personal en función de sus dianas y peculiaridades moleculares. Los problemas de estas tecnologías futuribles son evidentes: conllevan un alto coste económico (lo que podría derivar en una Medicina para ricos completamente diferente) y, por otra parte, resulta muy complejo validar muchas de estas terapias científicamente.”

De éstos dos problemas que señala el editorial, me llama la atención el segundo, la dificultad para validar científicamente estas terapias (que según las directrices de esta suerte de inquisición científica, quedarían catalogadas de pseudociencias o pseudoterapias, y por tanto proscritas para su uso médico), la misma dificultad que se nos presenta a los médicos que, además de las técnicas convencionales (de las que el 85% no disponen actualmente de pruebas –mal llamadas evidencias-), utilizamos otras no convencionales para validar científicamente nuestra práctica (de las que existen pruebas aunque no suficientes – en el mismo 85% que la convencional-).

Esta dificultad común de validación está reconocida en la actual legislación española (Ley 29/2006 “de garantías…”): “El capitulo V regula las garantías sanitarias de los medicamentos especiales, entendiendo como tales a aquellos medicamentos que por sus características particulares requieren una regulación especifica. En esta categoría se incluyen las vacunas y demás medicamentos biológicos, los medicamentos de origen humano, los medicamentos de terapia avanzada, los radiofármacos, los medicamentos con sustancias psicoactivas con potencial adictivo, los medicamentos homeopáticos, los de plantas medicinales y los gases medicinales.” Las directivas europeas otorgan este mismo reconocimiento y obligan a los estados miembros a su regulación: “Un Estado miembro podrá abstenerse de establecer un procedimiento de registro simplificado especial de los medicamentos homeopáticos a que se refiere el artículo 14. El Estado miembro informará de ello a la Comisión. Dicho Estado miembro deberá permitir, en tal caso, la utilización en su territorio de los medicamentos registrados por otros Estados miembros con arreglo a los artículos 14 y 15.”(art.13.2-Directiva 2001/83/CE ).

Por tanto ¿Dónde está la dificultad para el reconocimiento de la Homeopatía (doblemente centenaria), Acupuntura (milenaria) y otras TMNC como práctica médica en España?

Está en el sesgo de aplicar interesada y selectivamente (a las técnicas citadas en el editorial no se las trata de igual manera) a éstas terapias unos supuestos dogmas de la MBE, que ya Sacket y Festein, padres de la misma, se encargaron de relativizar diciendo que la MBE “no es una medicina “basada en un libro de recetas” sino que requiere una estrategia de abajo arriba, que integre las mejores evidencias externas con la experiencia clínica individual y la elección del paciente”, condiciones que no necesitan interpretación.

Acabo con algo que el autor concluye, “La prevención deberá ir por dos caminos: uno intentará individualizar más las medidas de prevención…” uno de los pilares de la terapéutica Homeopática “…En segundo término, nos quedará por saber cómo afectan a nuestros organismo los nuevos alimentos y el cambiante medio ambiente en el que vivimos.” Uno de los detractores de estas TMNC pontifica en su libro sobre la bondad no probada de los transgénicos ¿no es esto también pseudociencia?

Francisco Bautista Sosa.

Medicina y Postverdad

Sobre el artículo de opinión del Filósofo Juan Ezequiel Morales en el diario “La Provincia”, de hoy 3 de mayo en Las Palmas de Gran Canaria.

Responde el autor a la serie de artículos, de personajes autodeclarados enemigos de la homeopatía y otros métodos terapéuticos médicos no convencionales (TMNC), recientemente publicados en diversos medios de comunicación, en los que se ataca sin argumentos válidos desde ningún punto de vista racional científico que justifiquen sus opiniones, y en los que las únicas fórmulas empleadas son la negación obstinada y elevar al ridículo las posiciones contrarias a sus dogmáticas ideas, lo que demuestra “el alto nivel de conocimiento” que tienen de estas medicinas tradicionales y complementarias (así llamadas por la OMS que puedes encontrar aquí)

El filósofo va desgranando y rebatiendo cada uno de los argumentos contrarios a la homeopatía de un conocido “pseudoescéptico” que no vale la pena citar. Como muestra les dejo este:

  •  “…Prosigue …, con gesto risible: Hablan de diluir muchas veces el concentrado de una cepa madre hasta que desaparecen las moléculas. Si no hay molécula no hay interacción, pero ellos dicen que esa agua se acuerda de que estuvo en contacto con aquella cepa madre y curará todo tipo de enfermedades… y afirma categórico: no hay memoria del agua, sin basarse en nada, sino en que no se ha hecho nada al respecto (está mal informado), pero admitiendo su objeción, esto se llama, en epistemología, “ceteris paribus”, y es la coartada de los científicos gandules”

Les invito a leer el artículo completo en el que también rebate los argumentos de otro médico canario…