¡España es diferente!

Aunque parece ser que fue Napoleón quien pronunció esta frase tras la derrota que sufrió en la batalla de Bailén (19 de julio de 1808, su primera derrota en campo abierto), es el eslogan que a principios de los años 60, utilizó y tradujo al inglés, Spain is different!,  Manuel Fraga Iribarne para a atraer el turismo a nuestro país, en el que parecía no existir más que sol, playas y flamenco.

Hoy cuando han pasado algo más de dos siglos desde Bailén, y medio desde su uso como reclamo turístico, España sigue siendo diferente y simultáneamente la misma, un país aparte que durante la mayor parte del siglo XX ha ido a contracorriente, y sigue llegando más tarde que el resto de los países del nuestro entorno europeo, a los avances sociales, económicos y científicos.

En los años 60, mientras Europa se recuperaba económicamente de los desastres de la II Guerra Mundial, España era el único país donde el fascismo ganaba una guerra. Un país al que el “Generalísimo” había devuelto a mediados del siglo XIX, al derogar el Código Penal republicano, para reinstaurar el de 1851, impidiendo el voto a las mujeres que habían votado en 1933 y sustrayéndoles el derecho a heredar, a administrar sus bienes o a firmar documentos legales y un largo etcétera.

Hoy la expresión sigue vigente. Mientras en nuestro país se está llevando una “caza de brujas” científica contra las Terapias Médicas No Convencionales y contra la Homeopatía en particular, perpetrada por unos pseudoescépticos que, como la inquisición en la edad media, se han arrogado la posesión de la verdad absoluta de la ciencia, los países de nuestro entorno ya han llegado a regularlas y algunos a incluirlas en la cartera de servicios de sus Sistemas Nacionales de Salud (SNS).

Mientras en nuestro país, periodistas sin conocimiento de estas terapéuticas se atreven a denigrarlas públicamente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) las reconoce como medicinas tradicionales (MT o TMNC) y, en sus estrategias sobre estas medicinas para los  periodos 2002-2005 y 2014-2023, recomienda a los países miembros el aumento de la investigación, la regulación de su formación y su inclusión en los sistemas nacionales de salud (SNS).

Mientras aquí profesionales sanitarios y no sanitarios, sin otro afán que vender “sus productos”, se prodigan en los medios de comunicación derrochando ignorancia, el premio Nobel de Medicina en 2008, profesor Luc Montagnier, sigue investigando con soluciones ultradiluidas de DNA bacteriano y declara en una entrevistaLo que puedo decir ahora es que las altas diluciones tienen razón. Altas diluciones de algo no son nada. Son estructuras de agua que imitan las moléculas originales”.

Mientras en España seguimos a la espera, desde 1994, de una regulación del ejercicio y  la formación en Homeopatía y del registro de sus medicamentos, la Unión Europea en una directiva, la 2001/83/CE establece un código comunitario sobre medicamentos para uso humano, en el que están incluidos los homeopáticos y la propia Ley española 29/2006 de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios los incluye dentro del capítulo de los medicamentos especiales al lado de las vacunas y otros medicamentos biológicos, los de origen humano, de terapia avanzada, radiofármacos, plantas medicinales y gases medicinales.

Mientras en ésta España la Organización Médica Colegial crea un presunto observatorio, a imagen y semejanza del Tribunal del Santo Oficio, para librar de la ignorancia a los pacientes (por cierto, la gran mayoría con estudios universitarios), la Homeopatía está reconocida por las leyes como Método Terapéutico dentro de la Medicina en varios países europeos: Bélgica (1999), Alemania (1998), Hungría (1997), Letonia (1997), Portugal (2003), Bulgaria (2005), Rumania (1981), Eslovenia (2007) y el Reino Unido (1950). Y otros los incluyen en las prestaciones de sus Sistemas Públicos de Salud: algunas zonas del Reino Unido el tratamiento homeopático por médicos está cubierto por el Sistema Nacional de Salud; en Francia solo la ejercen los médicos y los medicamentos homeopáticos son financiados por su sistema nacional de salud; en Suiza están protegidas todas las TMNC por su constitución; en Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Hungría, Italia, Países Bajos, Suiza y el Reino Unido, los seguros privados reembolsan los honorarios de las consultas con médicos homeópatas, así como los costos de los medicamentos homeopáticos.

Mientras en España la Guerra Civil supuso la desaparición de la actividad de los Hospitales Homeopáticos de Madrid y Barcelona, el Reino Unido tenía tres adscritos al SNS, en Francia 7 hospitales emplean medicamentos homeopáticos como complemento a la medicación convencional, y recientemente el presidente de México ha reinaugurado el Hospital Homeopático Nacional.

Desgraciadamente, aunque con la democracia y el progreso económico, el país ha ido cambiando en algunos aspectos su imagen rancia por una de estado moderno y desarrollado, seguimos haciendo de la ignorancia virtud, y de la actitud inquisitorial un rasgo que persiste desde la edad media en nuestra idiosincrasia.

No debe haber mucha diferencia entre la España actual y la de “charanga y pandereta” que describía nuestro Antonio Machado, cuando en las televisiones públicas y privadas y otros medios de comunicación a personas, sin la más mínima preparación en una materia, se las convierte en especialistas capaces de valorar, juzgar y, como no, condenar a lo que no comulga con el dogma establecido.

¡España no es diferente, continua siendo la misma! los diferentes son los demás.

¡Viva España!

Francisco Bautista Sosa

Médico

Dejar un comentario

1 comentario

  1. Soledad

    Estupenda argumentación…y viniendo de un medico…..maravilloso!!!!

Siguiente entradaGránulos de Historia 3