Medicina y Postverdad

Sobre el artículo de opinión del Filósofo Juan Ezequiel Morales en el diario “La Provincia”, de hoy 3 de mayo en Las Palmas de Gran Canaria.

Responde el autor a la serie de artículos, de personajes autodeclarados enemigos de la homeopatía y otros métodos terapéuticos médicos no convencionales (TMNC), recientemente publicados en diversos medios de comunicación, en los que se ataca sin argumentos válidos desde ningún punto de vista racional científico que justifiquen sus opiniones, y en los que las únicas fórmulas empleadas son la negación obstinada y elevar al ridículo las posiciones contrarias a sus dogmáticas ideas, lo que demuestra “el alto nivel de conocimiento” que tienen de estas medicinas tradicionales y complementarias (así llamadas por la OMS que puedes encontrar aquí)

El filósofo va desgranando y rebatiendo cada uno de los argumentos contrarios a la homeopatía de un conocido “pseudoescéptico” que no vale la pena citar. Como muestra les dejo este:

  •  “…Prosigue …, con gesto risible: Hablan de diluir muchas veces el concentrado de una cepa madre hasta que desaparecen las moléculas. Si no hay molécula no hay interacción, pero ellos dicen que esa agua se acuerda de que estuvo en contacto con aquella cepa madre y curará todo tipo de enfermedades… y afirma categórico: no hay memoria del agua, sin basarse en nada, sino en que no se ha hecho nada al respecto (está mal informado), pero admitiendo su objeción, esto se llama, en epistemología, “ceteris paribus”, y es la coartada de los científicos gandules”

Les invito a leer el artículo completo en el que también rebate los argumentos de otro médico canario…

Dejar un comentario

3 comentarios

  1. Sandra

    Gracias al Filósofo Juan Ezequiel Morales por la maestría con que distingue lo Científico de lo Obtuso y Prejuiciado .

  2. Sergio Sanchez

    Poco a poco los intelectuales están manifestándose en contra de la falta de cordura sobre este tema que ya en Estados Unidos se dirimió en los 90, donde los intereses económicos intentaron denostar y desprestigiar a las Medicinas Naturales. El resultado fue que cuatro años más tarde, tras la movilización ciudadana y de profesionales de la salud, el congreso terminó legislando sobre justamente lo contrario, legalizando y dando marco profesional a las terapéuticas naturales. Es de esperar que en España la población sea diligente y actúe, pues los intereses en contra son muy potentes y organizados.

  3. Agnostico1960

    Cordura, seriedad y objetividad ante el ataque del movimiento inquisitorial encabezado por VB, cuyo conflicto de intereses y enemistad manifestada en múltiples ocasiones lo lleva a manifestarse de una forma que va más allá de lo que cualquier comité deontológico debiera permitir. Pero claro, qué se puede esperar de la OMC que lo tiene en plantilla para ir en contra de todo lo que se refiere a las Terapias MÉDICAS No Convencionales, reconocidas explícitamente por la Organización Mundial de la Salud, e incluidas en las prestaciones de la sanidad pública de varios países europeos

Siguiente entradaEditorial de Univadis y Pseudociencia